> Consejos > La primera cita > La primera cita

La primera cita

La primera cita

Se dice que las lesbianas van a su primera cita con el camión de mudanzas y los gays no saben lo que es una segunda cita. En la comunidad gay corren muchos chistes malvados sobre el tiempo que tiene que transcurrir hasta la primera vez. ¿Pero qué tan importante es la primera cita?

copas de vino

Sin presión

La primera cita tiene una mayor importancia para aquellos que se han conocido a través de Internet. Antes se veía a alguien, se intercambiaban los teléfonos y luego se quedaba. Hoy la primera impresión te la llevas de alguna foto, de mails o de alguna llamada. De ahí que crezca el nerviosismo por saber si las expectativas hechas se van a cumplir, expectativas que a veces tienen poco que ver con la realidad. Así que aquí te presentamos algunos consejos para que la primera cita sea divertida para ambos y por qué no, que haya una segunda. Se dice que las lesbianas van a su primera cita con el camión de mudanzas y los gays no saben lo que es una segunda cita. En la comunidad gay corren muchos chistes malvados sobre el tiempo que tiene que transcurrir hasta la primera vez. ¿Pero cómo de importante es la primera cita? La primera cita tiene una mayor importancia para aquellos que se han conocido a través de Internet. Antes se veía a alguien, se intercambiaban los teléfonos y luego se quedaba. Hoy la primera impresión te la llevas de alguna foto, de mails o de alguna llamada. De ahí que crezca el nerviosismo por saber si las expectativas hechas se van a cumplir, expectativas que a veces tienen poco que ver con la realidad. Así que aquí te presentamos algunos consejos para que la primera cita sea divertida para ambos y por qué no, que haya una segunda.

Sin presión

La primera fase, en la que te estás conociendo, es puro marketing. Quieres enseñar tu mejor lado. Hay nerviosismo pero no hay stress. No sirve de nada ir de compras antes de la primera cita. Mejor ponte algo de ropa que ya conozcas, con la que te sientas a gusto. También es innecesario contarles a los amigos todas las primeras citas que vayas a tener. Precisamente te das cuenta en las ciudades lo pequeño que es el mundo gay-lésbico, ya que te enteras de detalles de la persona que vas a conocer, detalles que te hubiese gustado conocer a ti mismo en persona. Además, no tienes por qué centrarte en única cita con alguien, puedes quedar con varias personas (eso sí, mejor que no sea al mismo tiempo). A pesar de las serias intenciones hay que pasárselo bien. Además, la ilusión se rompe cuando ya desde la primera cita se piensa: "esta vez tiene que funcionar".

No te precipites

Un error típico de aquellos que aún son solteros es pensar ya en la boda en la primera cita, cuando ésta tiene un único objetivo: saber si va a haber una segunda cita. Sin más ni menos. Después de cambiar algunos mails, hablar por teléfono y quedar, uno quiere saber cómo va a ser la otra persona. Si es como uno se lo había imaginado. Si te va a sorprender positivamente o negativamente. Estudios científicos han demostrado que cuando conoces a alguien la primera vez, de alguna forma lo escaneamos y lo comparamos con nuestras esperanzas e ilusiones para saber si puede llegar a ser nuestra pareja potencial. Sólo por esto no tendrías que hacer demasiados preparativos para la primera cita. Si os habéis gustado, se queda otra vez, y si no ha saltado la chispa, no hace falta darle más vueltas al tema.

El sitio ideal

Hay que ser original y no quedar en la típica cafetería. El objetivo es conocer a la otra persona y hacer cosas nuevas juntos. Además, si de esta cita sale algo más, y años después te preguntan dónde os conocisteis por primera vez, ¿no te gustaría poder contar algo fuera de lo común? Queda para la primera cita en algún mercadillo, o en una exposición, o en la playa. Precisamente es en las cafeterías donde la gente más tímida no se siente tan a gusto, pensando que quizá la mesa de al lado está escuchando o que se están acabando los temas de conversación. Quedar en un mercadillo en cambio es mucho más práctico, ya que con el bullicio de la gente los temas de conversación no se acaban nunca, y además, puedes ver cómo es la otra persona con el resto de la gente. Una vez ha pasado la prueba del mercadillo, es cuando podéis ir tranquilamente a tomar un café.

¿Sexo?

De series como "Sexo en Nueva York" o "Will & Grace" sabemos que los americanos tienen unas reglas a la hora de citarse. La más importante es: nada de sexo antes de la tercera cita. Esto significa que si no hay sexo en la tercera cita es que algo no funciona. Aquí las cosas son mucho más flexibles, pero igualmente: sexo en la primera cita es una señal de que la otra persona busca más la diversión que no una relación estable. "Quien va en serio, espera", dice el dicho popular. Que sea cierto o no, lo tiene que decidir cada uno, teniendo siempre en cuenta qué señales se envían a la otra persona, conscientemente o no, porque no es lo mismo quedar a tomar café en un bar que en tu casa. En caso de duda o malentendido, lo mejor es comentar a la otra persona todo con sinceridad.

¿Y luego qué?

Si quieres que haya una segunda cita, díselo tranquilamente en la despedida, pero no te ofendas si ves que la otra persona duda. Lo mejor es quedar después de volver a telefonearse. Así a los dos os da tiempo a pensar en el próximo paso. Piensa que la primera cita es simplemente una toma de contacto, y quizás la otra persona está quedando paralelamente con más gente. Lo más normal es enviar algún sms para ver si es posible una segunda cita. Algo así como "me lo he pasado muy bien. Se podría repetir. Un abrazo", aunque mi consejo es: en estos casos es mejor llamar. Así no se crean malentendidos de ningún tipo y es mucho más romántico, pero hagas lo que hagas, no dejes pasar demasiado tiempo. La mayoría de gente espera un día después de la primera cita. Si esperas más, puede que la otra persona lo interprete como que no quieres volver a quedar.

¡Y esta regla vale para todo el mundo!

Iniciar Buscar pareja

Registro

Prueba gayPARSHIP gratis
  • TÜV Süd Tus datos serán tratados de forma segura y no serán dados a terceros.

Cuando hagas clic en Encontrar pareja, acepta nuestras CGU y confirma que has leido y aceptado nuestras reglas de protección de datos.